Turno para sustituir el oro por plata

Dentro del sector de las alhajas, el nácar ocupa un puesto muy importante desde hace siglos, a pesar de que siempre se ha relacionado con los collares, el nácar se suele poner en gran cantidad de alhajas como serían pulseras, broches, anillos, colgantes, gargantillas,etc.

La perla que se aplica en las alhajas puede mostrar distintas cualidades de igual forma que su valor es un compuesto de diversos factores como su origen, brillo, solidez y también la clase de superficie. Además estudiaremos la forma, el color e incluso las proporciones de la perla.

Diversos factores que determinan la importancia de una perla en realidad son imparciales, como por ejemplo su origen, si es de río o océano, no obstante otras variantes van a depender de las preferencias que hay en esa época, por ejemplo el tamaño o el color.

En todos los sitios del mundo se producen nácares e incluso el tipo de perla que se elabora estará condicionada por el tipo de molusco que se encuentra en ese medio de vida y de el clima de ese sitio. Cuanto más rara llegue a ser la perla y más dificultosa de hallar más importe tiene en el mercado, por ello la perla de agua salada diremos que es más cara que la de riachuelo.

Las perlas de menos coste y baja calidad, se producen en ríos y lagos, siendo de color claro y de escaso brillo de los joyas personalizadas, y sin embargo los nácares de naturaleza óptima son más deslumbrantes de igual forma que exhiben la luminosidad convirtiendo su mirada en un escaparate.

Joyas de plata

La clase de zona de un nácar en realidad es un principio fundamental cuando necesitamos valorar la categoría y la clase de el aljófar. Ha de ser regular, sin manchas, semejante en el tono al igual que reluciente, el importe se reducirá en el momento en que sobre su zona externa vemos hendiduras y imperfecciones que repercutan en la armonía de la gema.

El destello de un aljófar define su naturaleza óptima .

Las piezas de bisutería que tienen la parte exterior totalmente lisa en realidad son inmejorables, dado que se hacen con procedimientos industriales utilizando máquinas. En el caso de que descubra un brazalete o collar con aljófares, fijese si están impecables o por el contrario presentan algunos pliegues y manchas, cuando es de tal manera entenderá que las perlas son genuinas pues las piezas ideales diremos que son bastante más difíciles de adquirir y aunque sus perlas muestren desperfectos de ningún modo implica que su naturaleza sea mala.

La estructura que tiene el aljófar resulta ser otro aspecto si deseamos decidir el importe, cuanto mayor sea su tamaño el valor se incrementa de la misma forma que diremos que son bastante más consideradas las piezas circulares que las curvadas.

Para finalizar charlaremos del tono, conociendo que hay muchos tipos al igual que esto va en función de el sitio de donde se han sacado y además de la ostra que la origina, conseguirá descubrir piezas de una gran variedad de tonos, la alternativa estará condicionada por las preferencias, al igual que con la medida existen féminas que se encuentran más cómodas con piezas que sean más visibles pero por el contrario otras señoras llevando pulseras de plata menos llamativas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Comments are closed.