En la etiqueta valoramos 3 reglas básicas que según los expertos

En ocasiones asistimos a celebraciones de amigos y parientes. Dichas celebraciones suelen hacerse en locales de moda, sin embargoa veces preferimos hacerlas en las casas. Normalmente los asistentes llevan algún detalle para tomar.

Algunas personas se presentan con vino, y anteriormente piden consejo de cara a no equivocarse y de esta forma satisfacer a los comensales.

Adquirir un vino en condiciones es difícil si no se tienen los conocimientos mínimos, por esto les vamos a dar unos consejos que le van a venir muy bien.

En los supermercados generalmente no sabemos que vino debemos elegir y nos dejamos llevar por el importe, esta equivocación diremos que es bastante frecuente, y además nos lo llevamos sin mirar la etiqueta además de que no valoramos 3 reglas básicas que según los expertos son indispensables para elegir un vino en condiciones. La gran mayoria de los caldos no van a ser absolutamente orgánicos, muchos llevan sulfitos, y esto se debería mencionar en la etiqueta.

Deberían tener en cuenta que gran cantidad de de los vinos que aconsejan en la prensa o revistas especializadas son de baja calidad, eso sucede porque algunos fabricantes pagan más con el fin de que hagan estas valoraciones. Y por supuesto habrá que tener en cuenta que los caldos tintos envejecen mucho peor que los blancos.

Si queremos saber si un vino es bueno lo mejor es cubrir la marca y vaciarlo dentro de una vasija para no dejarnos llevar por el diseño de la botella.

Las tres reglas básicas que hemos de llevar a cabo serán: primero contemplar el vino, después percibir el olor de el caldo que hemos depositado en la vasija y para finalizar catarlo. En dicho proceso utilizamos el sentido del olfato, de la vista y del gusto.

Los años que tiene, el rendimiento y la variedad de la uva serán particularidades que determinan el color del vino.

Los diferentes colores del caldo se definen por la comarca en la cual se ha obtenido la uva. El vino de las zonas sureñas, que tienen temperaturas más elevadas, presenta un color bastante más uniforme que el vino que proviene de la parte norte cuyas viñas se ubican en terrenos más fríos y con menor luz. Se considera esencial ver las secreciones que se desprenden en las paredes del vidrio, ya que cuantas más haya mucho mayor será la graduación de alcohol.

Percibir el olor de el vino con el objetivo de precisar su sabor quizás sea la operación más compleja, puesto que no tenemos todos este sentido igual de desarrollado, debe oler a fruta, maderas y flores, si encuentra otro olor diferente no escoja ese caldo puesto que le sabrá mal.

Saborear el caldo será lo último y sin lugar a dudas lo principal. Tengamos en cuenta que tanto sea blanco como tinto buscamos su grado de acidez.

Para concluir, en ningún caso adquiera caldo sin la ayuda de entendidos y aficionados y además evite conducir después de su consumo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Comments are closed.